Precursores

La mayor parte del tráfico se lleva a cabo en secreto y está divorciado de comercio legal. Sin embargo, no todo el proceso es clandestino y el tráfico de precursores a menudo se entrecruza con los controles de comercio lícito o los controles aduaneros, por ejemplo, al momento de abastecerse con los materiales, o durante el transporte de remesas. Estos puntos de cruce nos proporcionan con  una oportunidad para detener los incidentes de tráfico mediante el uso de instrumentos de regulación y las herramientas de prohibición. El control de la adquisición de los productos químicos necesarios para la fabricación de medicamentos y el procesamiento de drogas, es dicha herramienta.

La Convención de 1988 contiene disposiciones y requisitos detallados  relativos al control de precursores ( Legislación y medidas de control). Los requisitos generales se resumen en el párrafo 1 del artículo 12:

" Las partes adoptarán las medidas que estimen adecuadas para evitar la desviación de las sutancias que figuran en el Cuadro I y el Cuadro II, utilizadas en la fabricación ilícita de estupefacientes o sustancias sicotrópicas, y cooperarán entre ellas con este fin".

Los esfuerzos conjuntos y coordinados de Gobiernos resueltos a establecer medidas para prevenir el desvío de precursores y sustancias químicas esenciales para la fabricación ilícita de drogas condujo a la Convención de 1988, y en la actualidad la Convención tiene una adhesión casi universal. Según la Convención, la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes tiene la responsabilidad especial de supervisar el control de los gobiernos sobre los precursores (ver los informes anuales de Precursores) y los productos químicos esenciales y les ayuda a prevenir la desviación de esos productos químicos hacia el tráfico ilícito.

Las iniciativas de los Gobiernos en materia de control de precursores han sido respaldadas por las resoluciones del Consejo Económico y Social, así como por la Comisión de Estupefacientes, y han dado lugar a la creación de mecanismos flexibles de control.

Con la Convención de 1988 como la base jurídica de este enfoque flexible para la fiscalización de precursores, los gobiernos  en colaboración con la industria pueden ahora identificar rápidamente los envíos sospechosos y prevenir la desviación (para mayor detalle, visite el vínculo: Herramientas y materiales para el uso de las Autoridades Nacionales Competentes). Un alcance operativo ha sido también integrado a la estrategia, con operaciones exitosas llevadas a cabo bajo el nombre de Proyecto Prisma y Proyecto Cohesión. Además de ello, se han desarrollado recursos, como PEN Online y PICS, que activa y efectivamente apoyan a los gobiernos en el trabajo de alcanzar los objetivos de la Convención (las autoridades competentes pueden acceder al Área de Seguridad que contiene el material de referencia CNA).

Esta sección del sitio web de la JIFE tiene la intención de proporcionar a los usuarios información general sobre el control de precursores y también permitir a los gobiernos a acceder a información y recursos relacionados con su trabajo en esta área. Por favor, no dude en contactarse con nosotros usando las direcciones de contacto detalladas a continuación.

 

Contacte la Sección de Control de Precursores:

Fax: + 43 1 26060 5930
Correo-e: precursors@incb.org

©1995-2017 International Narcotics Control Board