Estupefacientes

L

a Convención de 1961, ampliada y fortalecida por el Protocolo de 1972, se considera un logro fundamental por haber reunido en un solo instrumento todas las convenciones anteriores y por haber servido de base para racionalizar el mecanismo de fiscalización internacional de drogas. La Convención de 1961 establece límites estrictos para el cultivo de adormidera, arbusto de coca y planta de cannabis y para sus productos, que en la Convención se califican de "estupefacientes" (si bien la cocaína es una sustancia estimulante que no induce al sueño). Hay más de 120 estupefacientes sometidos a fiscalización, en su mayoría productos naturales, como el opio y sus derivados -la morfina, la codeína y la heroína-, aunque también sustancias sintéticas, como la metadona y la petidina, así como el cannabis y la hoja de coca. Las partes en la Convención de 1961 se comprometen a limitar la producción, la fabricación, la exportación, la importación, la distribución y las existencias de los estupefacientes sometidos a fiscalización, así como el comercio, el uso y la posesión de éstos, con objeto de lograr que se utilicen exclusivamente con fines médicos y científicos.

 

La producción y la distribución de las sustancias fiscalizadas deben estar sujetas a autorización y vigilancia y los gobiernos deben proporcionar a la JIFE previsiones e información estadística en los formularios suministrados para tal propósito sobre las cantidades de estupefacientes necesarias, fabricadas y utilizadas y las cantidades incautadas por los funcionarios policiales y aduaneros.

 

El régimen de fiscalización establecido en virtud de la Convención de 1961 funciona bien y se considera que la clave del éxito que ha tenido radica en el sistema de previsiones instituido originalmente por la Convención de 1931. El sistema de previsiones comprende a todos los Estados, independientemente de que sean o no parte en la Convención de 1961. Todos los años la JIFE publica un documento técnico con información sobre el movimiento lícito de los estupefacientes sometidos a fiscalización internacional.

©1995-2017 International Narcotics Control Board